Cómo conseguir progreso en la empresa

Cuando uno trabaja lo hace porque quiere dinero, pero cuando decide que lo quiere hacer por una inversión personal, para crear una empresa, las cosas cambian puesto que ahora necesita por fuerza progresar para que ese dinero, siga en aumento.

Tomen en cuenta que si lleva un tiempo con su negocio o empresa, y las ganancias no suben, quiere decir que algo está pasando que no deja que haya producción, que signifique aumento de ganancias en dinero, por tal, la empresa está estancada y no hay progreso.

En algunos casos es por temor al cambio que hace que no pueda ver la forma, pero para que eso sea evidente, la persona necesita que se de cuenta en qué momento no puede tomar decisiones que signifique un cambio en la empresa, que se supone que todo cambio es para generar progreso.

Ahora si se da cuenta que algo teme, es hora de usar ho oponopono que lo debe aplicar, justo cuando quiera tomar una decisión y siente que algo le dice que no está bien, o sea, es el miedito que no le deja avanzar. Una vez que sepa lo que es arma su frase poderosa, “Lo siento, perdóname por lo que está en mí, que hace… Aquí va lo que tiene miedo, te amo, gracias”.

Ganar dinero es el fin de todo empresario y para eso se necesita que la empresa sea progresiva, entonces, cómo conseguir progreso en la empresa? Esta es una buena pregunta y por esto ya he publicado algunos artículos con varios puntos de vista.

Es imposible que exista solo una explicación, recuerde que todos tenemos varias maneras de ver las cosas, por esto es que algunos especialistas en especial de desarrollo empresarial, buscan la solución en campañas publicitarias sin tomar en cuenta que eso no es todo.

Conseguir progreso
Cómo conseguir progreso en la empresa

De qué sirve que tenga una excelente imagen de un producto, dando por hecho de lo que se vende es lo mejor pero, ¿Qué pasaría si de pronto no hay existencia? Por esta razón hay que tomar en cuenta que el progreso de la empresa, empieza desde su producción.

La producción va de la mano con la calidad que está hecho, incluso si lo que vende es servicios, de igual manera debe ser tomado en cuenta como si fuera un producto tangible, que dependiendo de la forma en que sea dada, la calidad será excelente o bien pobre, lo que cual determina, que no es un buen producto.

Ahora con la pregunta, ¿Cómo conseguir progreso en la empresa? Para poder entrar en este camino, se debe analizar sobre lo que pasa en las empresas multimillonarias, ¿Qué los hace tan eficientes? Al menos en relación a precios y calidad.

Se dice que si el producto va de acuerdo con el precio, es bueno, pero no siempre es así, porque en muchos lugares, lo barato sale caro, pero si esto se aplica a la comida rápida, es bueno. En cambio cuando es en servicios, suele tener otro tinte que más va a mediocre, porque si es barato, quién es el que enseña?? es la pregunta de muchos.

Para que se entienda mejor pongo como ejemplo a empresas que elaboran productos de consumo masivo, esto puede ser pan. Desde luego que hay empresas que venden un pan a precios muy baratos, algo que no pueden hacer las panaderías artesanales de calidad.

Desde luego que hay diferencia entre las dos empresas y para empezar, el dinero es una base que la empresa artesanal no cuenta. Con dinero se puede implantar el sistema mecanizado y de esa forma producir más en menos tiempo posible.

Tomen en cuenta que al tener el dinero posible, compra maquinas, aumenta la producción y baja el precio, pero esto es posible porque la materia prima que usa, también la compra en cantidades industriales, por tal, en el caso del pan, si un quintal paga 20 dólares, ahora si compra 100 quintales, imposible que le cueste lo mismo que comprar uno. Por lo general, la calidad suele bajar.

Este sistema lo hace la gran empresa y por ello puede ofrecer precios inmejorables, que estaría muy bien si lo que venden va de acuerdo a lo que ofrecen en la publicidad, es decir, que en el camino del desarrollo económico se pierde la buena intención hacia el cliente.

El único culpable para que esto siga por este rumbo es el cliente, que se deja llevar por lo que ofrecen sin comprobar si es cierto aunque compra el producto. En cambio en la pequeña empresa que hacen todo bien, los resultados son esquivos a sus beneficios.

¿Entonces qué?

He investigado cómo funcionan las empresas de sistema automático y por lo que me he dado cuenta, todo está en la velocidad en que se efectúa el producto (si fuera de calidad) por lo tanto, el error que cometen en pequeñas empresas artesanales, es hacer todo una sola persona.

Por esta razón el producto aunque sea de excelente calidad no compensa su costo, se convierte en caro (en apariencia ya que el consumidor ve precio) por lo cual, el valor final aumenta pero si se incrementa la cantidad sin perder calidad, el costo de producción puede bajar.

Desde luego que los valores no cambian en relación a los ingredientes, pero al poder producir a mayor velocidad, pueden ofrecer al público un pan más barato. Ahora, ¿Cómo lograr esto? Muchos se olvidan cómo fue los inicios de la industria en cadena.

Pues ahí está la clave y si no creen que funciona es porque no lo han intentado. Hace muchos años cuando empecé mi empresa de ropa interior, al comienzo fue una prenda, después, una docena y cuando se hizo cinco ya cambió las cosas y puntos de vista.

Esto sucede porque al trabajar como si fuera un maestro en obras, cada maestro hace su trabajo lo que implica que tiene que hacer todo él solo. Como se sabe que este sistema está bien si fuera una obra de arte propio de cada maestro.

Esto significa que sería absurdo si es que un pintor dé a un suplente que haga su obra, imposible. Ahora, en la producción no funciona así ya que un maestro panadero se demora, por decir diez panes de calidad en tres horas a un buen precio.

Sería diferente si en la elaboración de los mismos panes, lo ejecutan cinco personas, es de suponer que no harán los diez, pueden hacer dos cientos, por lo tanto el costo en relación al tiempo es sumamente bajo, lo que implica ganar menos pero se vende más.

Este método es lo que hace que las grandes empresas se ubican en la cima, más aún, cuando en la elaboración emplean máquinas que aceleran a mayor velocidad la producción. Lamentablemente esta idea es difícil para alguien que siempre vio su labor personal, lo vea dividida pensando que así no se hace bien las cosas.

Cuando empecé con la ropa interior, lo hice con tres personas y después de unos meses ya tenía trabajando doce. Pasado un año ya era imposible atender los pedidos y por esto aumenté a 24 empleadas en tres turnos, ¿Por qué? Era más barato y rentable.


Si tienes alguna pregunta, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog

One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.