Tenga Cuidado En Lo Que Se Compromete

Es de suma importancia el saber lo que se va hacer, por esto tenga cuidado en lo que se compromete. Hay gente que son muy hábiles en cambiar una cosa con otra, lo que en argot de la calle se dice cuenteros aunque pueden tener, otros tipos de nombres pero esa es la idea.

Tenga cuidadoEn mi vida me he topado con gente que por la necesidad aprenden a ser como llegan a ser, esto es que aprenden mañas y por una casualidad llega a trabajar en una empresa, lamentablemente esto no lo dejan en el pasado porque lo llevan presente.

Para el colmo llegan a trabajar en puesto que tiene que ver con mercadería, que puede ser entregar, llevar o manipular. Es aquí en su puesto que llegan a cometer torpezas y que si la otra persona, que tiene el desagrado de conocerla, no está al tanto de esto, puede ser sorprendido.

Esto puede suceder de parte y parte y en algunos casos sin intención, aunque por no tener cuidado uno como persona honrada cae en ese mal. Cuando trabajaba a toda máquina en lo que se refiere a la serigrafía, una vez vino un señor  y me solicitó que la estampara una botas.

Desde luego que me rehusé porque nunca lo había hecho a menos que me de la pieza, es decir, sin armar la bota. Este señor aceptó y se comprometió que me traería las piezas que quería que le imprimiera, al cabo de unos días vino alguien en un camión con cartones grandes.

Estos cartones contenían cerca de 500 botas ya confeccionadas y como así no era el trato, no quise recibirlas pero este señor dijo que por lo menos hiciera el intento. Lo hice y le presenté una muestra y aceptó, bien hasta ahí nada estaba mal.

El señor que se encargó de traerlas que no era el que habló conmigo, bajó los cartones y me dijo: “aquí le entrego hay 500 botas” acepté sin si quiera contarlas, me dediqué a trabajar y cuando se las llevaron todo quedó muy bien, al menos en apariencia.

Al día siguiente, vino el que me contrató y me reclamó un par que faltaba, algo por demás ridículo porque nadie me las dio contadas y claro que yo no las conté. El caso es que pequé de ingenuo porque si hubiera sabido la cantidad, en certeza, las entregaba contadas.

El punto es que se perdió ese cliente por un par de botas, ¿Dónde fue a parar ese par? No tengo idea pero si sé que hay la posibilidad que el que me las trajo, al darse cuenta que el primer cartón no conté, ¿Quién quita que se cogió un par?

Mi compromiso era imprimir las botas que me dieron, pero nadie me dijo: “Aquí le dejo 10 o 20 botas” simplemente las dejaron. Pienso que fui el que más culpa tuvo por no cerciorarme de la cantidad acordada, ya que esos descuidos causan daño y pérdidas.

Cuando alguien se compromete en una obra de trabajo, debe tener bien en cuenta que su nombre es el que está en juego, si queda bien lo que hizo o mal porque la obra, trabajo, diseño o lo que sea que tenga que ver en el trato de compromiso, no es la que pierde sino el prestigio de quién lo hizo. Por esto tenga cuidado en lo que se compromete.


Si tienes alguna pregunta, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog

Tenga Cuidado En Lo Que Se Compromete was last modified: Diciembre 2nd, 2016 by Roberto

Leave a Reply