Riesgos en la venta de ropa interior

Por lo general la venta de ropa interior es muy bueno, pero tiene sus riesgos. Al menos en mis tiempos no me di cuenta de esto si no hasta cuando ya era tarde. Esto suele pasar cuando sabes que el desperdicio que se genera al fabricar, es muy alto, por decir sobre el 10% que por eso se busca bajar.

Ahora, al querer bajar ese porcentaje se busca producir algo que se pueda con esos pedazos. Al comienzo pensé en ropa de bebé, que hubiera sido muy bueno, pero se me ocurrió algo mejor. Supuse que al tener buenas ventas en la ropa interior de las tallas comunes, pensé que se podría hacer lo mismo con tallas más pequeñas.

La verdad que si se vende pero hay un pequeño problema, la venta no es que se diga perenne porque un niño muy pequeño no usa calzoncillos todo el tiempo, puesto que no necesita sujetar algo como lo hace el adolescente. Al menos la talla ideal para la venta va desde la 34.

Riesgos de la ropa interior
Riesgos en la venta de ropa interior

Ahora en porcentaje de salida puede que sea de un 20% en relación con la salida de las tallas 38, 40 y 42. Esto relacionado solo a la ropa interior de hombres. La ropa interior de niñas si tiene más salida, pero eso significa más inversión que si no está preparado para esto, se puede caer con facilidad.

¿Se puede evitar ese riesgo?

Claro que sí, pero para eso se debe pensar en el beneficio más que en la posibilidad de ganar más dinero. Esto quiere decir que mi error fue más grande porque no vi la posibilidad de reducir el desperdicio, solo vi lo que podía sacar de esos pedazos de tela que sobraba.

Ahora cuando me di cuenta que estaba perdiendo dinero, porque iba quedando en bodega la ropa interior muy pequeña, lo que hice fue ver el tendido de la tela y me di cuenta que si cambiaba la posición de los moldes, se podía evitar ese desperdicio de tela.

Eso fue lo que hice, cambié la posición de moldes y el desperdicio bajó a menos del 8%. Desde luego que esto en dinero es alto, puesto que al ser menor el desperdicio, quiere decir que salen mas prendas. Esto no rentable si es que por ahorrar, hace malos cortes.

¿Qué quiere decir hacer malos cortes?

Solo imagine que si compra un buen trozo de carne, hace cortes por ahí y por allá, sin saber por dónde corta, ¿Qué cree que puede pasar? Simplemente que puede tocarse con partes que son duras, solo por no haber cortado por dónde debía. Ahora, lo mismo pasa cuando corta la tela, que si no respeta la línea de tejido, no arma la prenda.

Esto es que si corta al través la tela no estira, lo que indica que si una prenda que debe estirar como la ropa interior, al igual que las camisetas, no lo hace, lo primero que se romperá será el hilo aparte de apretar demasiado. El resultado será que no podrá vender y que si lo hace será la primera y el resto imposible.

Esto genera pérdidas en las ventas de la ropa interior, lo que indica que hacer prendas más pequeñas solo por usar el desperdicio que se puede evitar, es mal negocio. En mis tiempos cuando no me di cuenta de ese detalle, quise ponerme un calzoncillo de mi talla, pero no queda aparte que no me entró, tuve que usar uno de talla más grande.

Uso alternativo para el desperdicio

Mucho tiempo antes que me pase esas experiencias con el corte de la prenda, había gente que me pedía que le regale el desperdicio, según ellos era para hacer almohadas. La verdad que no lo vi como tal que perdía, solo lo vi como eliminar basura y lo que hacía era regalar.

Ahora con el tiempo es que alguien vino a comprarme justamente esos desperdicios, ¿Para qué? Para hacer lana de algodón, para sacar brillo a los autos. Al comienzo dudé porque no sabía de dónde sacaban esa lana, pero cuando me dijeron el precio en que se vendía esa lana, me quedé frío.

Resulta que esos niños que me pedían que les regale, era para eso mismo, solo que la materia prima era gratis. Esto indicaba que sus ganancias eran el doble a costillas mías. Por eso a partir de ese día, empecé a querer hacer la misma lana de algodón, ya que el material que usaba era de muy buena calidad.

La verdad, que eso no me convenció porque tenía que poner al personal hacer eso y lo que hacía era ropa interior y no lana de algodón que se lo conoce como “waype”. Desde ese momento el desperdicio que tenía que era menos del 8% lo dedicaba a ser vendido para que otro haga el waype puesto que no era mi línea.

Con todo esto, la persona que quiera entrar en la venta de ropa interior, pero como fabricante, que es lo mejor puesto que las ganancias son excelentes, debe tomar las precauciones necesarias para no caer en la pérdida.

¿Qué pasa si solo compro y vendo?

Ese es otro detalle pero es más fácil que pierda si no se da cuenta lo que compra para vender. Puede ser que caiga en la desgracia del productor que por tener tallas muy pequeñas, crea que tiene salida, por eso compra pero con el tiempo y cuando se dé cuenta, que tiene mucho de esa talla, ya es demasiado tiempo para devolver.

El negocio de la venta de ropa interior es buena pero siempre y cuando sepa las tallas que puede vender. También debe saber que hay épocas en las que se venden la ropa blanca, la de color rojo en el caso de la mujer. Incluso hay prendas amarillas que se venden a fin de año. Todo se vende si es que sabe lo que vende.


Si tienes alguna pregunta, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *