Qué hacer con la competencia comercial

Todo empresario se hace esta pregunta, ¿Qué hacer con la competencia comercial? Para aquellos que ya están en planes de emprender una empresa y para los que ya están en producción, que todavía no llegan a sentir la presión de alguien que quiere todo y no compartir con nadie.

Es bien sabido que la competencia es buena en todo sentido y por ello es mejor darle la bienvenida, claro que mientras todo funcione con lo establecido en la ética empresarial pero, lamentablemente mucho empresarios no entienden al extremo que ni siquiera saben cómo se escribe “Ética comercial”.

La competencia comercialDesde luego que dudo mucho de que exista algo parecido como texto pero se entiende que en los negocios no hay corazón, y en eso estoy de acuerdo. Cuando la competencia no ocupa su puesto en lo que se refiere a competir puede suceder dos cosas, la una, que el producto no es digno y por tal pasa a ser de tercera o de combate.

La segunda, es que el producto es bueno pero los que lo producen no le dan el valor que se merece y por tal, no entra en una competencia comercial ya que simplemente es algo que se llega a vender como relleno y no como algo de necesidad. De esta clase de productos está lleno el mercado por lo barato.

¿Qué hacer con la competencia comercial?

Hay casos en que un empresario produce algo de valor pero por carecer de los medios económicos no logra salir al mercado, en el caso de que si lo tiene no sabe comercializarlo y de esto es que la competencia comercial se aprovecha. En algunos casos llegan a romper mercado haciendo que la competencia quiebre por no poder seguir sus pasos. Por esto vamos hacer lo que se debe hacer en estos casos.

1) ¿Lo que produces es de calidad?

Antes de entrar en un mercado comercial hay que estar seguro con la calidad, ¿Por qué? Bien, es de saber que si algo que tiene tu vecino es mejor que lo que tú tienes, desde luego que te vas a fijar en eso. Ahora, si lo haces es porque tú sabes que lo que produces tiene sus fallas y esto, hará que lo que tú vendes tenga poca salida.

Por otro lado, si entras en un mercado a querer competir por la calidad sin saber o estudiar el producto de la competencia, ten por seguro que tu producto puede caer a menos que tu plan sea de solo mercados eventuales que es muy posible por poca producción.

Lo que debes hacer.

Si produces algo de vestir como en mi caso que producía ropa interior, lo que debes hacer es compra, coge o presta una prenda y desármala toda sin pena ni gloria y estudia el material, hilo, textura de la tela, elástico incluso la tinta con la que está impreso alguna imagen. No te olvides el corte ¿Que diseño tiene? En total investiga qué es lo que hace que este producto sea de calidad.

2) ¿El precio va  de acuerdo al producto?

Es de notar que hay momentos en que se entra en algún lugar a comprar algo y nos damos cuenta, de que el precio es un poco elevado, ¿Qué hacemos? Al menos en mi caso miro el lugar en el que entré y lo primero que pienso es: “Un local simple y sencillo y venden caro”, esto se aplica al producto que quieres vender.

Si el producto que vas a vender es de calidad superior, el valor por el mismo no debe ser alto al menos un aumento de 30% de margen es más que suficiente (Mi ropa tenía un margen de 250% de utilidad y el de la competencia era de 500%) esto se hace cuando quieres entrar en el mercado de productos comerciales.

Lo que debes hacer

Si quieres aumentar los margenes de utilidad, debes ser muy técnico en lo que haces hasta llegar a la excelencia. Esto se logra cuando en el momento de la producción se calcula a simple vista, lo que cuesta producir una prenda o lo que sea lo que producen y si han calculado que queda un margen de 30%, pues ahora lo que harán será buscar la forma de como bajar esos costos.

Al menos lo que hacia en mis tiempos, pesaba el desperdicio que se hacía al cortar las prendas, le tomaba fotos al plano antes del corte. Después buscaba la forma de acomodar los moldes para que me salieran más prendas con menos desperdicio. 14% era el desperdicio (que se vendía para fabricar wipe) inicial y llegué a bajar hasta 9 % por eso es que llegaba hasta 250% de utilidad.

3) La presentación del producto es aceptable.

Todo entra en primera instancia por lo que ves y esto se representa en que si te gusta cuando lo ves, lo compras, así de simple. Por esto es que si tu producto tiene una mala imagen, es difícil que tenga acogida por la clientela. Si quieres comprar algo y te lo presentan en una funda, pero también te traen otro en una caja.

Esto se complementa con otro en una caja con filos dorados y puntas redondeadas, ¿Cuál de los tres productos creen que comprarían? Al menos me fijaría en la caja con filos dorados, el resto ni lo tocaría. Esto se da porque la imagen que se ve llama la atención incluso ahí ni el precio es problema.

Lo que debes hacer.

Si te das cuenta de que tu producto tiene una presentación que no da con la competencia, me refiero que si los dos vienen en caja pero la tuya es de mala calidad, es mejor cambiar la presentación. Esto hice cuando en un momento en que las cajitas de cartón que me entregaron se doblaban con facilidad, el cual es una mala presentación delante de la competencia que era de un material robusto al uso.

Por esto, lo que hice fue cambiar la presentación y lancé el producto en fundas de plástico polipropileno y, se hizo el milagro ya que era mucho más barato y daba una presentación de calidad por lo brillante y transparente que es. Las ventas con esto subieron y no solo eso, la utilidad también.

4) No hables delante de los trabajadores sobre las técnicas

Esto es fundamental ya que la información es un arma de doble filo, te puede servir de mucho pero también te puede hacer daño si es que no sabes mantener la boca cerrada. ¿Los espías existen? Desde luego que sí, ya que la competencia es capaz de pagar a gente para que ellas trabajen para ti, con la consigna de ver todo lo que haces y decirlo al enemigo.

Si creen que no pasa esto, a mí me pasó y muchas veces y por lo general son gente que están necesitadas, entonces al recibir doble paga (Lo que le pagaba y lo que recibían del enemigo comercial) estaban muy contentos. ¿Cómo me daba cuenta? Me enteraba porque los vendedores de los materiales los conocían.

Lo que debes hacer

Siempre se debe combatir al fuego con fuego y esto es que así como te espían tú lo haces pero sin ir muy lejos, en este caso en cada grupo de trabajadores siempre se le paga a un “Ojo seco” esto es que, esta persona va a estar siempre lista cuando escuche algo que no está en las normas del trabajo.

Si escucha algo de alguna empresa pues es síntoma de que esa otra persona está buscando información o a veces preguntan demasiado de lo que se hace ahí. Por lo general un trabajador lo que llegaría a preguntar es cosas de horarios o de quién se debe de cuidar pero, que pregunten ¿Cuanto se produce? ¿Dónde compra el hilo o la tela? Son cosas que no van ahí. ¿Qué hacer con la competencia comercial? Solo aprenda.


Si tienes alguna pregunta, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog

Qué hacer con la competencia comercial was last modified: Diciembre 2nd, 2016 by Roberto

No Responses

Leave a Reply