Esta empresa no es lo que quiero

Esta empresa no es lo que quiero y por mucho que la mire bien pero no siento que es lo que debería hacer como medio de vida. Hay momentos en los que uno se encuentra en una encrucijada y no sabe que hacer, aunque tenga dinero.

Me refiero a que cuando una persona decide salir de un trabajo o negocio. Las razones de ello generalmente es porque le ha ido mal aunque, en mi caso fue por cuestiones ajenas a mí lo que me obligó a buscar otro medio de trabajo o de ganar dinero.

No es eso

Esta empresa no es lo que quiero

El punto es que cuando usted dice “No, esta empresa no es lo que quiero mejor busco otra cosa para ganar dinero”, por esa razón sale en busca de que hacer. El tiempo pasa y usted está gastando dinero sin que le rinda réditos y eso es malo cuando no hay puntos de ingreso del mismo.

Llega a un momento en que se desespera y empieza a jugar a la ruleta, como tiene varias opciones, le da un empujón para ver en cual de las opciones cae y según digamos a la “Suerte”, es que llega a tomar la decisión.

La nueva empresa empieza a tomar forma y cuando ya está lista, empieza el trabajo y todos contentos. Entre lo uno y lo otro pasan algunos meses y todos trabajan, pero hay algo que no le cuadra al dueño o empresario.

El por la incertidumbre busca en su alrededor, ¿Qué es lo que no veo y siento que falta? Pasa un año y de pronto el empresario se da cuenta que no se siente bien en dónde está, busca razones y por más que lo haga no los encuentra ya que el problema no está afuera de él sí no dentro en su mente.

Pienso que a muchos les ha pasado que no se sienten bien, en lo que trabajan o que tienen como negocio o empresa. Lo que pasa es que antes de hacer una inversión de este tipo, es menester que primero haga un estudio de mercado.

Por lo menos investigar si los que tienen dicha empresa les resulta como negocio y lo más importante, ¿Le gusta el tipo de empresa que va a escoger para dedicarse a ello? Esto es como 2+2=4.

Si por alguna razón siente que algo no le llega para su comodidad, es mejor no meterse porque no se va a sentir bien, aunque le vaya bien económicamente. Siempre llegará a la conclusión de que no le gusta lo que hace, pero lo tolera porque le da para vivir.

Trabajará con pesar aun que en el comienzo no se dé cuenta, en cambio, cuando ya tenga 50 o 60 años de edad, se va a lamentar porque siempre habrá algo que le señale lo que en verdad le hubiera gustado hacer, por lo tanto, no sentirá felicidad.

Conozco taxistas que son Abogados como también Ingenieros, incluso médicos y la gran pregunta, ¿Si son profesionales porque cambian su profesión con algo que no tiene relación? Que en este caso es el volante de un vehículo.

La respuesta es sencilla, estudiaron esa carrera por insistencia, pero en el momento que se lanzan a querer un porvenir, no dan y se sienten mal por ello. Esa situación es que los empuja, a buscar algo en dónde se sientan bien y ahí se pasarán años de años.

Algunos hasta se jubilan en lo que hacen. Uno de los pocos amigos que he tenido, me dijo un día: “Je Je Je, yo si que fui tonto pues me jubilé a los 45 años de edad en mi profesión, con lo tanto que me gustaba ser Ingeniero”.

Según los que lo conocieron, fue el mejor Ingeniero mecánico de la ciudad y eso porque siempre le gustó, lo que era parte de su vida y eso era ser Ingeniero y lo hizo muy bien. ¿Qué hubiera pasado si este señor hubiera sido Abogado?

Pues hubiera sido el peor profesional de la ciudad o terminaba siendo uno de los más astutos y eso no cuadraba con la personalidad de él, era bien correcto y hasta se molestaba cuando alguien hacía o decía algo indebido.

Esta empresa no es lo que quiero, será su frase cuando ya se de cuenta de que se ha equivocado a menos claro que tome acción. Hay un empresario que su negocio es vender lubricantes, le ha ido muy bien aunque él no trabajaba en eso sino, en una oficina de bienes y raíces en otro país, que por circunstancias ajenas a él se dedicó a dicha empresa.

Pero pasó algo muy raro, este señor siempre le gusto su trabajo de vender casas y aquí como se dedicó a vender lubricantes, por cuyo caso se ha hecho millonario, pero no se sentía a gusto hasta que encontró la forma de seguir haciendo lo que le gusta.

Sin dejar de lado lo que le da mucho dinero, ahora se dedica a comprar casas y las vende y la mayoría las utiliza en locales de lubricantes, es decir, hace las dos cosas al mismo tiempo y con gusto.


Si tienes alguna pregunta, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog

Esta empresa no es lo que quiero was last modified: Diciembre 6th, 2016 by Roberto

Leave a Reply