Empezar desde abajo en los negocios

Está comprobado que si empezar desde abajo o comenzar desde cero (como lo vea) en los negocios es un buen dictamen como para el buen aprendizaje. Es muy difícil cuando no se tiene escuela de trabajo en este caso desde sus inicios, porque si tú quieres empezar debes saber como empezar con todo listo y solo seguir con lo que está hecho, ¿Crees que te están haciendo un favor teniendo todo armado? Imposible.

No es lo mismo cuando tú que has estudiado en una carrera de negocios, por lo cual por lo menos tienes la teoría de lo que podrías hacer pero, para empezar tienes lo fuerte como es el dinero, ¿Crees que se haría difícil empezar? Lo dudo. Ahora con la persona que no tiene la teoría y peor que no tenga idea de lo que va hacer, aunque tiene todo el deseo de hacerlo y algo de dinero, es bien difícil que llegue lejos.

Empezar en los negocios

Empezar desde abajo en los negocios

En esto no se trata de querer y ya, se trata de que debe tener los planes de que es lo que va hacer, ya que solo así puede iniciarse desde el comienzo que en este caso empezar con lo mínimo porque si se equivoca duele menos la caída. En sí caerse no es tan malo si se considera que no tiene los conocimientos necesarios para el inicio.

A que se considera desde abajo

Empezar desde abajo en los negocios es cuando usted teniendo todo en linea y de pronto decide cambiar de negocio, que en este caso cambiar de producción si es que su negocio es la venta de productos o elaborados, por lo tanto para empezar primero hace pruebas de que se hace, cómo se hace y desde ahí se produce la primera muestra y según eso se decide.

Hay casos en que algunas personas piensan que todo es cuestión de imitar lo que hace el vecino, pensando que con eso es suficiente y el resultado es que terminan por cometer los mismos errores comunes, sin obtener los resultados esperados, esto sucede porque no se toman el tiempo de hacer un estudio de por qué lo que hizo el vecino.

Si por alguna razón quiere entrar en algún tipo de negocios y no está al tanto del producto que quiere vender, es preferible que lo pruebe ya sea usándolo o probando su contenido, al menos si es comestible y ahí no termina esto porque si lo quiere como algo especial, pues tendrá que probar algunos productos o usar prendas si es de vestir pero tiene que saber lo que es, cómo es y si vale la pena entrar en dicho negocio.

Esto se prueba con ejemplos

Hace mucho tiempo, mi producto de fabricación no era la ropa interior pues lo que se fabricaba era ropa de trabajo, para empresas y todo por mayor. Cierto día me entró la curiosidad de que se podía hacer aparte de los pantalones y camisetas, la verdad no se me ocurría nada pero un día un amigo de un gimnasio, me solicitó si le podía fabricar en exclusiva trusas para posar en competencias de físico culturismo.

Como era algo novedoso más porque este señor me decía que esas trusas las traían de otro país porque aquí nadie las fabricaba. No perdí el tiempo y lo que hice fue antes de meterme fue estudiar el producto, la clase de tela, la clase de hilo con lo que estaba confeccionada, también probé si las agujas eran las apropiadas para ese tipo de tela.

El resultado de todo fue que tuve que hacerle algunos cambios a mis máquinas y después desarmar la prenda y de ahí saqué un molde pero lo que me empujó en sí fue, que si se podía y quedaba bien, ¿Cuál era el problema si en vez de trusa  se hacía calzoncillos pero con el modelo de trusa en “V”? Por lo tanto, sin esperar más hice mi primer calzoncillo con cualquier tela que encontré.

Lo que salió de ahí fue un calzoncillo que para muchos era un poco escandaloso por el corte pero nadie dijo que no se pondría. De ahí pasó a la prueba de que pasaría si se fabricaba en tela de camiseta, ya que las trusas eran de lycra, pues así se hizo primero se compró un pedazo de tela de la mejor calidad y manos a la obra.

El resultado fue que quedó una prenda de calidad aunque, los materiales que se ocuparon fueron los que se encontró en bazares. Muchos quisieron ponerle peros pero no lo encontraron y sin más primero se hizo una docena, después tres docenas y de ahí me acuerdo que por una equivocación se cortó 57 prendas y todavía no se encontraba a quién venderle.

Cierto día apareció por ahí una persona que quería trabajo pero no le quería dar porque parecía más galán que vendedor, por no tener problemas con los maridos de las empleadas le propuse que si quería trabajar tenía que ir a vender las prendas, no lo pensó más porque a él le gustó y salió a vender, ¡Oh sorpresa! Lo que se había fabricado resulto que no era nada.

Como se comprobó que si tenía salida, entonces lo que se hizo fue comprar piezas de veinte metros en diez colores, en menos de dos meses ya estábamos comprando una pieza de telas de cincuenta metros por color y al año se compraba cinco piezas por color con una producción de hasta 2000 prendas diarias.

Siempre se siguió los pasos de empezar desde abajo en los negocios y cada vez se aumentaba, en este caso nunca se aumentó más de lo que se podía vender, ahora ¿Creen que lo que se producía era mucho? Nada era mucho porque siempre había a quién vender. Con esto, ¿Piensan que solo ese modelo se fabricaba? No se señores-as, tenía algunos modelos y por cada uno se hizo exactamente como empezar desde abajo en los negocios.

Actualizada 18/12/2016


Si tienes alguna pregunta, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog

Empezar desde abajo en los negocios was last modified: Diciembre 18th, 2016 by Roberto

Leave a Reply