El cliente no es tú amigo

El cliente no es tu amigo aunque les digas lo contrario, en esto es una gran verdad y hay muchas razones de por qué debe ser así. Conozco gente que llegan como simples compradores y después de algunas compras pasan a ser tus clientes.

Ahora, al pasar los días, semanas o meses en los que este tipo de clientes aparezcan, tienden a querer o creen que forman parte del vendedor o empresa. Por si no está claro, muchos vendedores tienen la mala costumbre de querer considerar a todos como “Amigos” cuando no es así.No es tu amigo

Si tú vas por un centro mercantil dónde mucha gente se dedica a conseguir clientes para dichos comerciales o almacenes, tienen por costumbre decir “Amigo” y en esto no hay nada de malo pero, cuando está persona empieza a llegar más seguido, ahí sí se transforma en problema.

El punto en esto es que si alguien de la noche a la mañana cree que hay una amistad, y por tal cree que puede pasar los límites que separan del vendedor y el cliente y por esa razón, pedir rebajas dónde no lo hay, prestamos, créditos dónde tampoco existen, por último empiezan a visitar a sus “Amigos” a cualquier hora sin importar que su amigo es un empleado.

Desde luego que esto no va a ser tolerado por los empresarios y por tal existe el riesgo de  ser despedido. El cliente no es tu amigo porque en sí para ti lo que puede ser es dinero y se lo tiene que tratar como tal, en este caso, con mucho celo porque sí no se va como el agua o como el viento, a menos que tengas compuertas herméticas para que no puedan escapar.

El cliente es una persona que se la debe tratar con respeto y con esto no puedes empezar a tutearlo como si fueran grandes amigos. En primer caso, el cliente es una persona extraña así entre a comprar todo el tiempo, pero eso no quiere decir que va a ser tratado con indiferencia, al contrario, siempre que entre será tratado con gentileza sin que para ello tengan que cruzar el límite.

Es típico cuando una persona que ha entrado en un lugar a comprar algo y es tratado con amabilidad, muchos confunden la gentileza con la confianza y es ahí dónde el vendedor o el empresario, debe poner punto final al mal entendido, pero de una forma inteligente ya que es un cliente con la única diferencia, que carece de conocimientos sobre trato personal.

Uno de mis vendedores en el tiempo en que fabricaba y en particular el jefe de vendedores, tenía en aquellos tiempo una cartera de clientes muy buenos, los cuales eran los que casi compraban toda la producción, algo que en sí no es tan bueno (en otro artículo explico por qué) el caso es que una de las clientas, creo que es porque no la he visto en más de 20 años y ya era mayor cuando se la atendía.

Esta señora era tan influyente en el comercio del sector que si ella compraba, todos lo hacían, por lo tanto, era una clienta muy especial. Un cierto día, el vendedor estrella le hizo una broma abusando de su confianza.

Más creo que el vendedor pensó que como eran “Amigos” ella podía aceptar lo que sea y en eso estaba en un error, que le costó a la empresa miles de dólares y eso era mensuales. El caso es que esta señora nunca se imaginó que aquel vendedor, al que le había brindado una especie de amistad sin serla, se podía aceptar como tal.

Claro que siempre guardando la distancia por el hecho de la relación comercial que existía entre los dos, por lo tanto la reacción de ella fue de desagrado y aunque no le reclamó siguió como si nada hubiera pasado.

El resultado de esto fue que la amiga del vendedor no volvió a comprar nunca más, ni siquiera porque me hice presente como el dueño de la empresa, aunque el trato que me dio fue diferente en vista de mi jerarquía como empresario.

Pero, no fue suficiente aunque le obsequié un libro especial que acaba de comprar para mí, el cual se lo dí porque lo vio y le gustó, como dije no fue suficiente. El daño generado por el simple hecho que una persona no pudo ubicarse en el puesto que le corresponde, fue incalculable.

Después de esto, todos los comerciante del sector dejaron de comprar, ¿Por qué? Pues porque se dieron cuenta que la señora la cual gozaba de una influencia de político, ya no compraba mi producto y por lo tanto ellos tampoco lo hacían.

El cliente no es tu amigo y eso es una regla que no debe ser rota jamás, las consecuencias son terribles si se lo hace en una empresa pequeña porque el daño se convierte en un desastre.

Ahora si llega a pasar en una empresa grande, bueno el único daño que pasaría es que tú pierdas el trabajo ya que en empresas de esas índole suelen tener siempre a personas especiales para ese fin, Recuerda que el cliente no es tu amigo.


Si tienes alguna pregunta, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog

El cliente no es tú amigo was last modified: Diciembre 13th, 2016 by Roberto

2 Comments

  1. Augusto 5 Julio, 2016
    • Roberto 5 Julio, 2016

Leave a Reply