Dar buen servicio es buen negocio

Dar buen servicio es buen negocio en cualquier parte del mundo, esto funciona hasta en negocios o empresas muy pequeñas, llegando incluso a los mercachifles (puesto de venta informal) porque nadie está exento de recibir buen trato.

Toda persona que sale de compras, tiene en su mente la ilusión de hacer algo bueno para si mismo, aun sabiendo que es para alguien mas. Por esta razón, piensa que el mismo sentir de estar tranquilo o contento, cree que todos están así.

Como atender bien a un cliente

Dar buen servicio es buen negocio

Por nada del mundo estará pensando en que quizás se topará con alguien, que tiene su vida mal trecha, por tal, tratará de que el cliente que llegue a su establecimiento, sienta igual lo que él siente.

Es muy raro que alguien que sale de compras esté de mal humor, aunque si los hay pero es una gran minoría. Las personas que tienen mal humor, por lo general no son las que buscan qué comprar porque siempre habrá alguien que lo haga.

En el caso que sea el mismo que haga la compra, lo hará con lo primero que encuentre y en pocos casos se opondrá al precio. Ahora, el empresario como deber absoluto tiene la obligación de enseñar a sus empleados a tratar con esta variedad de clientes.

Es imposible que un vendedor o que esté encargado de algún tipo de servicio de atención al cliente (como en los restaurantes) pueda tratar a todos de la misma forma. Es de notar que habrá clientes que quieran tratar mal al vendedor, pero depende de ellos que lo hagan.

Esto quiere decir que depende en la forma que dé el trato al cliente, es que él (cliente) lo hará. En el caso que haya por ahí un mal educado, eso no quiere decir que el vendedor o el que está sirviendo a un cliente, le responderá de la misma forma.

Este artículo lo escribo así, por que hace unos días un amigo que está en completa tercera edad (70 años) con una separación matrimonial, abandonado y con un mal genio que place salir corriendo, me conversó algo que le pasó en un restaurante.

No comparto su actitud aunque según la versión de él, estuvo bien como lo hizo. Cierto día se acerca a un restaurante y pide un arroz con camarón, pienso que todos saben como es la presentación de ese plato de comida.

En alguna ocasión de la vida de toda persona, habrá comido un arroz con camarón y por tal sabrá como es dicho plato antes de comérselo. Ahora, en el momento en que el señor que lo atendió, le llevó un plato de arroz amarillo con un poco de camarón en salsa curtida.

Desde luego que no como se piensa ya que si es cebiche de camarón, se lo sirve en un plato más pequeño por separado, no como se lo sirvieron. Aclaro que si me hubiera pasado a mí, posiblemente me lo comía por evitar pasar un mal rato, pero no regreso más.

Esta forma de atención hacia este amigo que se amarga por todo, al ver el dichoso plato de arroz con camarón, reaccionó de la peor forma aunque antes de eso, preguntó ¿Dónde está mi arroz con camarón que pedí señor?

La respuesta no se hizo esperar, haciendo un ademán de desprecio, señaló hacia el plato que le había servido y se retiró. Esta actitud, desde luego que a más de uno le va a molestar, no debe ser permitida por nadie que se lo hace ver, retirándose del local.

Lamentablemente esto no sucedió con mi amigo, puesto que reaccionó de la peor forma indicándole que su arroz el cual le sirvieron, se lo podía meter por donde más le entre. Ya se pueden imaginar que este tipo, se acercó y lo desafió.

En este acto de atención a un cliente, el vendedor o el que está dando un servicio de atención, debe estar preparado para toda clase de clientes y por mal que se porten (sin que hayan acción violenta) se los deben tratar con sumo cuidado.

Siempre habrá alguien que diga, ¿Por qué? No solo es por prestigio de la empresa, esto es por la clase de gente que atiende un local, en el cual y nadie va a contradecir que todos quieren ser bien tratados pero al mismo tiempo, nadie está seguro de su actitud para con los demás.

Esto quiere decir, que nadie está pendiente de su carácter, mal genio, problemas en el trabajo, en la casa o por algún tipo de situación de índole emocional, que por mucho que quieran, no pueden separar eso con su entorno.

De ahí es que alguien que tenga su educación y a veces cultura, reacciona mal ante otra persona, que por su mal adiestramiento no sabe como atender a un cliente. Desde luego que esto se puede evitar por que es claro que, dar buen servicio es buen negocio.


Si tienes alguna pregunta, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog

Dar buen servicio es buen negocio was last modified: Septiembre 4th, 2015 by Roberto

Leave a Reply